martes, 24 de abril de 2018

BALANCE DEL F.E.R. ANTE EL PARO OPORTUNISTA DEL FRENTE AMPLIO-FALSO PC

Un paro es democrático si defiende los intereses del pueblo. El paro convocado la semana pasada no fue un paro del movimiento estudiantil, fue un paro oportunista en función de la pugna que tienen las facciones de las clases explotadoras por la dirección del Estado opresor. Lo volvemos a decir, la prueba está en que defienden una gratuidad que no existe, y una reforma que profundiza el lucro y atenta contra el movimiento estudiantil. 

Para llevar adelante su paro y manipular al movimiento estudiantil el Frente Amplio y los revisionistas del falso PC utilizan organismos grises (sin línea de clase y financiados por las autoridades) como la CONFECH, Federaciones y algunos Centros de Estudiantes. En la UCT la federación busca montarse sobre la justa lucha de los compañeros de veterinaria y derecho, hablando demagógicamente de las demandas internas para convocar a su marcha y ganar protagonismo electoral. En la UFRO organizaciones como el FUR-Contracorriente quisieron empujar a los estudiantes a este paro para limpiar su imagen desprestigiada luego de robarse los dineros de la FEUFRO 2016, mientras que el FERP (maoístas de membrete) para justificar su colaboración con este llamado han inventado en sus publicaciones que fue un paro provechoso y que avanzó en las demandas internas. Sin embargo ¿Se construyó un petitorio general? ¿Las carreras entregaron algún petitorio a las autoridades? ¡Nada! No hubo debate y las asambleas mayormente fueron administrativas (solo para votar). 

Saludamos la protesta de masas que se dio en distintas partes del país y que desbordó a estos convocantes y boicoteó su acto electorero en Santiago. La justa denuncia hecha por los estudiantes de la ARCIS y la querella que las ratas de la CONFECH anunciaron en su contra reafirma la necesidad de avanzar en un movimiento estudiantil clasista que expulse de nuestra lucha a estos vendidos y todo partido burgués. Solo un movimiento universitario clasista que parta de la lucha por demandas internas con la perspectiva del cogobierno universitario, será capaz de conquistar una educación gratuita, democrática y al servicio del pueblo, libre de negociados y con verdadera autonomía universitaria.

¡POR UNA LINEA DE CLASE DENTRO DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL!
¡ABAJO LOS OPORTUNISTAS, REVISIONISTAS Y PARTIDOS BURGUESES! 

F.E.R.
Frente Estudiantil Revolucionario
Por la senda del Marxismo-Leninismo-Maoísmo

viernes, 20 de abril de 2018

¡ABAJO EL PARO DEL FRENTE AMPLIO! ¡LUCHAR POR NUESTRAS DEMANDAS!

El paro convocado para este jueves no es del movimiento estudiantil, es un paro del Frente Amplio en alianza con el Falso PC contra Chile Vamos. Este paro refleja la pugna entre facciones de las clases explotadoras por el poder. La prueba es que están defendiendo una gratuidad que no existe. ¿Por qué no es gratuidad?:


- Tiene requisitos (decíles) y se puede perder.
-Está condicionada al PIB tendencial y a reformas tributarias, y
- La verdadera gratuidad es total e inmediata.

¿Por qué el Frente Amplio puede manejar a la CONFECH para llevar adelante su paro? La CONFECH, las Federaciones y algunos Centros de Estudiantes son organismos grises, no tienen una línea de clase, se rigen por los estatutos reaccionarios de las Universidades y son financiadas por las autoridades universitarias que deberían combatir. La rata Kast dijo:

“EL CRUCH tiene que tomar parte, porque las universidades financian las federaciones. Hay estatutos muy claros que indican sumarios a esos alumnos violentos."

Lo que nos corresponde es levantar la lucha por demandas al interior de cada Universidad y a partir de esta lucha expulsar del movimiento estudiantil al oportunismo (Frente Amplio), revisionismo (falso PC-Tellier) y partidos burgueses tradicionales (DC, PS, UDI, RN), porque todos son parte de la reacción.

¡POR UNA LÍNEA DE CLASE EN EL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL!


F.E.R.
Frente Estudiantil Revolucionario
Por la senda del Marxismo-Leninismo-Maoísmo


*Propaganda distribuida entre el lunes 16 y el viernes 20 de Abril.

viernes, 16 de marzo de 2018

¡POR UN MOVIMIENTO ESTUDIANTIL COMBATIVO, NO SUMISO! ¡REBÉLATE CONTRA LA OPRESIÓN DE LA UFRO! ¡ABAJO EL MECHONEO!

El mechoneo es una práctica de las clases explotadoras y utilizada por fuerzas armadas para mantener sumisos a los conscriptos nuevos. Esta práctica reaccionaria es fomentada por los Gobiernos Universitarios y replicada por pequeños grupos de personas con mentalidad retorcida y con complejos de superioridad que humillan y menosprecian a los compañeros de primer año.

                 
                     Inserción servicio militar                                    Mechoneo 

El mechoneo es un acto de opresión para atacar la moral de los compañeros de primer año, opacar su ímpetu de lucha y hacerlos sumisos. Quieren fomentar que el movimiento estudiantil sea pasivo, que no luche por sus demandas, que se deja pisotear por otros. Por eso la UFRO lo permite y lo promueve, porque le conviene para mantener las cosas en calma y no poner en riesgo sus negociados y convenios con las clases explotadoras.

La UFRO hace fiesta de este circo. Primero tratan a los compañeros de primer año como si fuesen niños en su “semana de inserción” con actividades infantiles que buscan despolitizar a la masa y luego con su campaña pro mechoneo donde se jactan de estar en contra de la agresión de la boca para afuera porque no hacen nada para evitarlo.

Hacemos un llamado a organizarse en contra del mechoneo. El movimiento estudiantil y SUS CENTROS DE ESTUDIANTES DEMOCRÁTICOS DEBEN OPONERSE A ESTAS PRÁCTICAS DE OPRESIÓN Y HUMILLACIÓN y levantar asambleas planteando el tema para que el mechoneo desaparezca de la UFRO. ¡El movimiento estudiantil necesita compañeros combativos que no se dejen humillar!

¡QUE EL AÑO COMIENCE CON LUCHA! ¡FIN AL MECHONEO!

F.E.R. 
Frente Estudiantil Revolucionario
Por la senda del Marxismo-Leninismo-Maoísmo

martes, 13 de marzo de 2018

Frente Estudiantil Revolucionario “Por la senda del Marxismo – Leninismo – Maoísmo”


Como FER le damos la bienvenida a los compañeros que hoy se suman al movimiento universitario. ¿Qué es el F.E.R.? El Frente Estudiantil Revolucionario es una organización generada por la vanguardia del proletariado. Tomamos posición por las clases que componen el pueblo (proletariado, campesinado, pequeña burguesía y burguesía nacional) y luchamos contra las clases explotadoras (terratenientes y gran burguesía). Esta lucha se expresa al interior de la UFRO en la pugna antagónica entre los intereses del Movimiento Universitario y los de los altos mandos de la universidad lacayos de los explotadores.

La ideología a la que adherimos, el Marxismo-Leninismo-Maoísmo expresa nuestra concepción del mundo. El maoísmo es la tercera y superior etapa del Marxismo, porque sintetiza toda la experiencia de la Revolución Proletaria Mundial. Por lo tanto, nuestra perspectiva es que los jóvenes cumplamos un rol activo para la Revolución en Chile, dentro y fuera de la Universidad.

¿Cómo cumplimos nuestro papel y qué nos distingue de otras organizaciones? El FER sirve a las tareas de la revolución democrático-nacional dentro del Movimiento Estudiantil, defendiendo los intereses de las masas estudiantiles, bregando por incorporarlos progresivamente a la Revolución. No nos vendemos (como sí lo hizo el FUR-Contracorriente y cía.), ni somos electoreros (como JJCC, Revolución Democrática, Movimiento Autonomista, entre otros). No buscamos puestos en el Estado de las clases explotadoras. Defendemos la Universidad porque deben ser centros de conocimiento y ciencia al servicio del pueblo, no de la minoría parasitaria (Ej: CorpAraucanía) que utilizan la universidad para sus investigaciones y negociados, incluidos los de la UFRO (Inmobiliaria Desarrollo UFRO S.A, FUDEA UFRO ltda.).

Convocamos a los compañeros a sumarse a la lucha por la defensa de la Universidad, levantando nuestras demandas internas, promoviendo el estudio, el debate, la organización y junto al movimiento universitario compuesto por los estudiantes y trabajadores docentes y no docentes luchemos por conquistar una UFRO gratuita democrática y popular.

“Tanto los intelectuales como los estudiantes deben estudiar con ahínco. A la par del estudio de sus especialidades, tienen que progresar ideológica y políticamente, y para eso deben estudiar el marxismo y los problemas políticos y de actualidad. No tener una justa concepción política equivale a no tener alma.” (Pdte. Mao Tse-tung)

miércoles, 7 de marzo de 2018

¡VIVA EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER DEL PUEBLO!

El FER Comparte y toma posición por el siguiente documento del Movimiento Juvenil Popular.


MUJER Y REVOLUCION.


"la verdadera igualdad entre el hombre y la mujer solo puede alcanzarse en el proceso de la transformación socialista de la sociedad en su conjunto"
   Presidente Mao Tse Tung

                                                                                     

EL PROBLEMA DE LA MUJER Y LA FARSA DE LA “IGUALDAD DE GÉNERO”. 

La variedad actual de interpretaciones sobre la mujer en última instancia se aproximan a una de dos concepciones principales, la del proletariado o de la burguesía, las dos grandes clases antagónicas de la historia contemporánea. Para el proletariado el problema de la mujer es la doble opresión que pesa sobre ella: la opresión de las clases dominantes y la opresión de sexo impuesta por los hombres desde la aparición de la propiedad privada, las clases y el Estado; siendo principal la opresión de clase, porque la lucha de clases es la contradicción que impulsa el desarrollo de la sociedad y por tanto sienta las bases para eliminar de raíz la opresión de sexo. Contrariamente, la burguesía imperialista niega la existencia de clases, de lucha de clases y por tanto niega la opresión de clase. En consecuencia reduce el problema de la mujer a una relación consensuada entre sexos, niega la opresión de sexo, y la reemplaza por la “desigualdad de género”, para arrastrar a las masas femeninas al terreno jurídico, al plano de los derechos humanos, a una estéril lucha por la reducción de ésta desigualdad, tal como lo expresó Bachelet en el año 2010, en la ONU-Mujeres:

“Tenemos que decirlo siempre y en voz alta: los derechos humanos son universales. Y la igualdad de género, que es una expresión de esos derechos, también es universal”.

¿Qué es la mentada desigualdad de género? Los intelectuales de la burguesía desde mediados del siglo XX la propagandizaron hasta institucionalizarla incorporándola a los diccionarios, las constituciones, leyes y hasta en los mandatos de la ONU. El término género fue utilizado institucionalmente por primera vez en los congresos internacionales de psiquiatría de la década del cincuenta, intentando explicar la homosexualidad y el lesbianismo. La introducción del término género a la política, respondió en un comienzo al intento de esconder la crisis de la hipócrita moral feudal y burguesa, crisis que acompaña a la agonía en la que se hunde el sistema capitalista. Los intelectuales alcahuetes de la burguesía, restringieron la variable sexo al campo de la biología, a que defina solo la condición sexual de la persona, en tanto el género entró a registrar la forma como esa persona ejerce su sexualidad ¡¡independientemente de su sexo!! Así las deleznables prácticas del esclavismo griego representadas en la mitología por Ganimedes para el caso de los hombres o Helena de Troya para el caso de las mujeres (Engels, Origen de la familia), fueron institucionalizadas por la burguesía en un nuevo derecho burgués, el derecho de ejercer la sexualidad independientemente del sexo que se tenga. La “libertad de género” y la “igualdad de género” se convirtieron en la reivindicación central de las llamadas “minorías sexuales” (homosexualidad y lesbianismo), cuyos favores electorales han sido manipulados desde entonces hasta la actual modificación en algunos países, de la legislación sobre el matrimonio en un solo sexo.

Posteriormente desde los años 70 y 80, el término género fue utilizado (y así es desde entonces) para quitarle al capitalismo toda responsabilidad sobre la condición inferior que mantiene marginada a la mujer en la sociedad actual. Así al término género le agregaron nuevos significados sin abandonar su significado original (confusionismo propio de la mediocre intelectualidad burguesa). El género se definió como el conjunto de ideas que tiene una sociedad sobre lo que debe ser un hombre y una mujer, el rol social que deben cumplir y en consecuencia una ponderación, un valor dado por la sociedad a los hombres y a las mujeres, una valorización. Pero este valor dado ha sido y es desigual, por tanto hay una desigualdad de género, de la cual todos somos culpables, menos el capital. Esta es la clase de ciencia social que practica la intelectualidad burguesa creadora de tal charlatanería. Y así como ocurrió con las minorías sexuales, este nuevo enfoque del término género se ha convertido en la reivindicación central del feminismo burgués y pequeño burgués cuya meta es “la revalorización de la mujer”. Fascistas (como el militar Velasco en el Perú de los años setenta), allendistas, miristas, bolivarianos y trotskistas (de Chile actual), sin mayor esfuerzo creativo plantean en común luchar por la “equidad de género” y la revalorización de la mujer; el anarquismo aparentemente más radical, plantea también igualdad de género y revalorización de la mujer, por medio de la “disidencia sexual” y la “defensa de lesbianas, transexuales y homosexuales” (heroico aporte de la agrupación ‘Acción feminista libertaria’). En medio de esta fauna, lo que le interesa al imperialismo es utilizar estas bravuconadas para propagandizarlas en su favor, y es así que la ONU-Mujeres a definido al género como un sistema de jerarquías y desigualdades,  un conjunto de relaciones de poder entre el hombre y la mujer y no entre una clase social y otra; y que para superar esta situación hay que considerar la desigualdad como una discriminación negativa a la que hay que oponerle otra discriminación positiva constituida por medidas como los programas y subsidios estatales orientados a la mujer, es decir, la táctica imperialista de sobornar a una parte de la masa para neutralizar la explosividad popular generada por la explotación y la opresión.

La intelectualidad burguesa cree haber dado un gran paso adelante al afirmar que la mujer es un ser social pues dice que ya no está definida por los atributos sexuales de su biología (variable sexo), sino por el rol y valor que la sociedad le otorga (constructo género); sin embargo un ser humano no es un ser social por lo que los demás hablan de él, sino por las relaciones sociales que él entabla con los demás en la economía, en la política y en la cultura de una sociedad, relaciones sociales que tienen un desarrollo histórico y esas relaciones sociales son, desde la aparición de la propiedad privada, de las clases y del Estado, son relaciones de explotación y opresión.   


LAS CAUSAS DEL PROBLEMA DE LA MUJER.

Las clases explotadoras siempre han planteado su teoría de que la naturaleza humana es independiente de las condiciones sociales, y como parte de ella, la teoría de la naturaleza inferior de la mujer, “el sexo débil”, independiente también del desarrollo histórico de la sociedad.

Para el proletariado, para el marxismo-leninismo-maoísmo, no existe la naturaleza humana inmutable, el ser humano es un conjunto de relaciones sociales históricamente conformadas y que cambian según el desarrollo histórico de la sociedad. Estas relaciones sociales son las relaciones de propiedad, la forma de propiedad que se ejerce sobre los medios de producción y en segundo lugar las relaciones productivas que sobre esas relaciones de propiedad se levantan. En este contexto para el marxismo leninismo maoísmo, la doble opresión de la mujer surge con la aparición de la propiedad privada, las clases y el Estado.
La explotación y opresión de clase surgieron cuando la propiedad común fue reemplazada por la propiedad privada de los medios de producción (relaciones de propiedad), y en consecuencia la sociedad sin clases donde todos trabajaban fue desplazada por la sociedad de clases donde las clases propietarias viven del trabajo ajeno (relaciones productivas).
La opresión de sexo sobre la mujer, surgió en idénticas condiciones sociales que la opresión de clase. La naciente explotación y opresión de unas clases por otras, requería destruir el fundamento organizativo del régimen comunista primitivo: el derecho materno, reemplazándolo por el derecho paterno. Federico Engels escribió en ‘El origen de la familia’:

“las riquezas, a medida que iban en aumento, daban, por una parte, al hombre una posición más importante que a la mujer en la familia y, por otra parte, hacían que naciera en él la idea de valerse de esta ventaja para modificar en provecho de sus hijos el orden de herencia establecido. Pero esto no podía hacerse mientras permaneciera vigente la filiación según el derecho materno. Este tenía que ser abolido, y lo fue”.
“Así quedaron abolidos la filiación femenina y el derecho hereditario materno, sustituyéndolos la filiación masculina y el derecho hereditario paterno”.
“El derrocamiento del derecho materno fue la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo. El hombre empuñó también las riendas en la casa; la mujer se vio degradada, convertida en la servidora, en la esclava de la lujuria del hombre, en un simple instrumento de reproducción. Esta baja condición de la mujer, que se manifiesta sobre todo entre los griegos de los tiempos heroicos, y más aún en los de los tiempos clásicos, ha sido gradualmente retocada, disimulada y, en ciertos sitios, hasta revestida de formas más suaves, pero no, ni mucho menos, abolida”.

Esta doble opresión de la mujer ha evolucionado a lo largo de los estadios de progreso de la historia con el esclavismo, el feudalismo y el capitalismo hasta su fase superior actual, el capitalismo imperialista. Pero es este último sistema, el capitalismo, el que ha incorporado a la mujer al trabajo y ha declarado como parte de los derechos universales burgueses, la igualdad de la mujer y el hombre, que no pasa de ser una igualdad jurídica formal, que solo existe en la letra pero no en la realidad. Al incorporar a las mujeres al proceso productivo, el capitalismo las ha transformado en proletarias y trabajadoras y por tanto con la capacidad para desarrollar lucha reivindicativa, participar directamente en la lucha de clases e incluso en la revolución..    

Para el imperialismo y demás clases explotadoras, que niegan la lucha de clases y defienden su sacrosanta propiedad privada de los medios de producción, la causa, no de la doble opresión de la mujer, ni siquiera de la opresión de sexo pues no reconocen ninguna, la causa de su farsante “desigualdad de género” que plantean, radica en la división del trabajo por sexos, de esta manera plantean reducir la desigualdad (¡reducir!), incorporando a la mujer a la actividad productiva, solución muy conveniente para la explotación del trabajo femenino por el capital. Al respecto la reaccionaria Bachelet dice:

“Como es sabido, una de las principales causas de las desigualdades de género en el mercado laboral es la persistencia de la división sexual del trabajo que impone a las mujeres una mayor responsabilidad en la crianza de los hijos y la atención de las labores domésticas. Esto influye por supuesto en la distribución del tiempo de trabajo de hombres y mujeres en las áreas productiva y reproductiva”.

Esta división del trabajo por sexos, según los imperialistas, ha reducido a la mujer al ámbito doméstico y a ocupaciones menos importantes que las del hombre de lo que se deduce que lo que hay que hacer es impulsar el “empleo decente y productivo” femenino creando condiciones favorables a través de dos políticas, la política de “corresponsabilidad social” aplicada por los empresarios y la política de discriminación positiva con empoderamiento aplicada por los viejos Estados.
Para el imperialismo, tal como lo repite su marioneta Bachelet, la corresponsabilidad social significa lo siguiente:

“Las empresas pueden aportar desde el desarrollo de códigos de buenas prácticas y otras formas de compromiso voluntario; fomentar la participación de mujeres empresarias en las instancias directivas”; “que los departamentos de recursos humanos tengan roles más activos, se brinden los cuidados infantiles necesarios para que las madres trabajen con tranquilidad, organizar los tiempos de trabajo de manera de ser “amigables con la familia”, entregando a la vez mayor “control” de los trabajadores sobre su horario laboral”.

En resumen, partiendo del respeto a la propiedad, el incremento de trabajo femenino requiere cierto compromiso voluntario de los empresarios en proporcionar lo necesario para el cuidado infantil (guarderías) y un horario de trabajo flexible que le permita a la mujer atender sus labores domésticas. Por su parte mientras la discriminación positiva significa que los Estados deben aplicar “medidas que permitan que las mujeres actúen en pie de igualdad” (guarderías públicas por ejemplo); el empoderamiento implica colocar mujeres en determinados puestos del Estado. Esta es la posición del imperialismo sobre el problema de la mujer.

Estas viejas tesis imperialistas que hemos revisado, están siendo aplicadas desde hace mucho tiempo en Chile. Las medidas tomadas por los gobiernos de las últimas dos décadas sobre la mujer chilena, demuestran su preocupación por contar con la mano de obra femenina que es más barata y según ellos menos conflictiva. Las clases dominantes a través de su viejo Estado, incentivan el trabajo femenino por medio de los programas sociales para jefas de hogar y para micro empresas familiares con el objetivo de mantener los salarios bajos de los hombres. Las reglamentaciones laborales presentadas por los periodistas como grandes logros en la igualdad de género y en la revalorización de la mujer, son letra muerta para las mujeres del pueblo que trabajan en los fundos y agroindustrias de los terratenientes, en las fábricas, bancos y grandes tiendas del capitalismo burocrático y en las escandalosas residencias de las clases altas. La red nacional de guarderías no cubre ni la décima parte de la demanda, las que existen, atraviesan una crisis crónica por su exiguo presupuesto, por la corrupción de sus altos funcionarios y por el mal trato laboral dado a sus profesionales, quienes han levantado movimientos huelguísticos desde hace varios años. Las frases inventadas como ‘femicidio’ no han detenido la estadística de agresiones, las oficinas de defensa de la mujer son salas infestas que albergan la hipocresía de la burocracia y el papeleo de la legalidad burguesa, los tribunales familiares y salas de conciliación son una muralla donde las demandas de las mujeres rebotan hacia su ámbito original: la casa, demostrando así que la burguesía no solo es incapaz, sino que no quiere resolver tales cuestiones. Esta aborrecible condición, no la sufren todas las mujeres chilenas por igual. En las clases dominantes, donde las mujeres mantienen una posición social privilegiada como profesionales y propietarias de capital, ellas son consideradas embelesadamente como “mamíferos de lujo”. En el pueblo explotado, las mujeres obreras, trabajadoras, campesinas y de la pequeña burguesía (pequeñas comerciantes, profesionales, estudiantes), soportan junto a los hombres del pueblo, la misma explotación y opresión de las clases dominantes, de manera directa cuando trabajan para un patrón o de manera indirecta cuando están dedicadas a la actividad doméstica del hogar. En las masas más pobres la opresión de sexo se relaja debido a la ausencia de propiedad y a la presencia de gran miseria, siendo las mujeres más proclives a marchar junto con los hombres, en la lucha por sus demandas. Para controlar este ímpetu de las mujeres del pueblo, el reaccionario y pro-imperialista gobierno de Bachelet, les entregó a sus aliados, los renegados del marxismo del falso pc de Teiller, el ministerio de la mujer. Esta alianza no fue una novedad. Por mencionar solo las dos décadas pasadas, los gobiernos reaccionarios han utilizado velada o abiertamente los favores del viejo revisionismo organizado en el falso partido comunista. Estas alianzas han evolucionado desde los acuerdos reservados de Gladys Marín, expresidenta del falso pc, con El Sr. Insulza o con Belisario Velasco (ministerio del interior), pasando por el apoyo electoral que les dieron a Lagos y Bachelet, hasta la participación de estos vendidos revisionistas del falso pc en el segundo gobierno de Bachelet. Claudia Pascal la renegada del marxismo que fue ministra de Bachelet, dijo:

“Por fin las mujeres en Chile cuentan con una institución al más alto nivel del Estado. El Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género hace realidad un sueño de miles de mujeres y de sus organizaciones que han luchado por sus derechos”.
“En este día histórico, muchas mujeres están presentes, mujeres de distintos pensamientos, edades e historias, todas comprometidas con un deseo: que las mujeres en nuestro país tengan más derechos, más autonomía y puedan vivir en libertad en un país que respeta sus derechos”.

Estas son las sandeces con las que el viejo revisionismo allendista a reemplazado las tesis del marxismo, afirmar que el viejo Estado chileno respeta los derechos del pueblo demuestra una vez más que estas ratas han adjurado del marxismo y de la revolución, y se han pasado por completo a las filas de la contrarrevolución.

LA LUCHA POR RESOLVER EL PROBLEMA DE LA MUJER.

“Las mujeres como los hombres son reaccionarias, centristas o revolucionarias, no pueden, por consiguiente, combatir juntas la misma batalla. En el actual panorama humano la clase diferencia a los individuos más que el sexo”.
                                                                                                                              José Carlos Mariátegui

La burguesía otorga igualdad jurídica formal entre sexos pero no puede aplicarla porque mantiene su sistema de explotación y opresión del trabajo ajeno; por tanto, es incapaz de resolver el problema de la mujer, solo la revolución comunista puede resolverlo en todo el mundo. El movimiento comunista internacional tiene en última instancia, dos objetivos: el objetivo inmediato de la conquista del poder en cada país y el ingreso de todo el mundo al comunismo. El primer objetivo, la conquista del poder en cada país, elimina la explotación del trabajo ajeno, sentando así la verdadera base material para la igualdad jurídica real entre sexos; sin embargo aún quedará el trabajo doméstico y el cuidado infantil hecho por familias individuales. El segundo objetivo de ingresar al comunismo, se logrará tras la heroica construcción del socialismo en todo el mundo, aboliendo la propiedad, las clases y el Estado; en este proceso, el socialismo eliminará el trabajo doméstico individual por medio de la industrialización de las labores domésticas y la creación de una cultura socialista, condiciones necesarias para completar la emancipación de la mujer. Mariátegui, gran marxista leninista latinoamericano, dice:

“A medida que el sistema socialista reemplace al sistema individualista decaerán el lujo y la elegancia femeninos... La humanidad perderá algunos mamíferos de lujo; pero ganara muchas mujeres. Los trajes de la mujer del futuro serán menos caros y suntuosos; pero la condición de esa mujer será digna. Y el eje de la vida femenina se desplazara de lo individual a lo social... Una mujer, en suma, costara menos, pero valdrá más”.

La emancipación de la mujer no es un sueño para el futuro. Los revisionistas sueñan, los anarcos sueñan. Los maoístas no tenemos sueños, tenemos metas y planes, organización y acciones. Decimos abiertamente que la emancipación de la mujer se inicia con la conquista del poder, pues solo así se logra la igualdad efectiva de sexos ante la ley; y que se completa la emancipación de la mujer al ingresar al comunismo, a la sociedad sin clases, pues se logrará la igualdad de sexos ante la vida. Eso es una meta. Discrepamos de quienes plantean “la conquista del poder proletario emancipará a la mujer”, y también “por la emancipación de la mujer a través de la conquista del poder”; lo correcto es decir la emancipación de la mujer a partir de la conquista del poder, y que se completará con el ingreso al comunismo.

La conquista del poder requiere una revolución, y toda revolución solo puede hacerse con guerra popular dirigida por un Partido Comunista de nuevo tipo militarizado, lo que pone como tarea necesaria, recuperar los partidos comunistas de las fauces del revisionismo vendido, es decir, la reconstitución de los partidos comunistas. Sin la participación de la mujer no hay revolución, sin revolución no hay conquista del poder, y sin la conquista del poder, la emancipación de la mujer no puede iniciarse. Las mujeres del pueblo deben incorporarse, deben organizarse progresivamente en las filas de la revolución, desde la misma reconstitución; esta participación, es ya los preparativos en el largo proceso de su emancipación. El que sea prolongada no justifica dejar sin hacer las cosas, no se puede postergar las cosas, las tareas de la revolución no pueden ocupar el segundo lugar, la revolución no es una jornada laboral, con hora de ingreso y salida, no es un paseo, unas horas libres para después regresar a casa, a las sabanas, como si fueran un refugio libre de la lucha de clases, como si eso fuera posible. La revolución no espera caridades, limosnas, huiltrafas, quien las da que se las trague; la revolución es una obra grandiosa, en la que solo grandes sacrificios conllevan a grandes victorias, la revolución requiere revolucionarios profesionales, formados teórica y prácticamente, entregados 24 horas a la revolución, a la destrucción del viejo orden y la construcción del nuevo. Esto es la emancipación de la mujer, una parte del proceso revolucionario que ha comenzado ya, y no va a volver atrás.

¡Por la emancipación de la mujer a partir de la conquista del poder!

¡Abajo la farsa de “igualdad de género” del imperialismo, la gran burguesía y terratenientes!

¡Incorporar a las mujeres del pueblo a la revolución, desde la misma reconstitución del Partido Comunista!



Movimiento Juvenil Popular
MJP



Chile, Marzo 08, 2018

lunes, 22 de enero de 2018

¡ABAJO LA FALSA GRATUIDAD! ¡VIVA LA LUCHA ESTUDIANTIL!

La gratuidad aún no ha sido conquistada y debemos luchar por ella. Lo que hizo el gobierno de Bachelet es una beca que le llamaron “gratuidad” para evitar las movilizaciones. Fue financiada con la disminución de las becas ya existentes. Tiene requisitos (económicos-deciles); y se puede perder (al extenderse más allá de la duración formal de tu carrera). Al inicio del año 2017 ya la habían perdido 11.999 estudiantes, y esa cifra aumentará año a año debido a que en Chile la duración real de las carreras es en promedio de 1 o 2 años más que la duración formal (cifras del servicio de información de educación superior).

Desde el 2011 dicen que su supuesta “gratuidad” será financiada con una reforma tributaria ¡falso! luego que sería progresiva y que tomaría 6 años llegar a la gratuidad universal ¡mintieron! después que al término de este gobierno la beca cubriría al 7 decil, ¡volvieron a mentir! Y ahora nos dicen que la gratuidad universal dependerá de que “la carga fiscal estructural llegue a un 29,5% y de que se hagan otras reformas tributarias” ¡Todo ha sido una farsa para esconder que están haciendo lo contrario! Han establecido que aquellos estudiantes que quedan fuera de la beca deberán pagar hasta un 40% sobre el arancel ¡el negociado universitario crecerá! Piñera solo será el continuador, y si dijo que está a favor de “la gratuidad” es porque sabe que no es tal.

Los partidos burgueses ligados al gobierno de Bachelet, el falso partido comunista, el frente amplio y toda la pudrición agrupada en la CONFECH querrán volver a repetir lo del 2011: montarse en la lucha para venderla a cambio de puestos. Nos dirán que hay que defender esta falsa gratuidad y bajo su disfraz de “oposición” servirán al gobierno de Piñera para controlar las protestas y evitar que crezcan, ese es y ha sido su histórico y negro papel. Mientras tanto las juntas directivas de las universidades privadas y estatales están sobándose las manos, podrán cobrar más, y recibirán más del Estado, su oposición a esta ley se basa en dineros más o dineros menos para sus negociados (inmobiliaria desarrollos UFRO S.A. o FUDEA UFRO por ejemplo) y convenios con los grandes empresarios y terratenientes a quienes sirven.

Los estudiantes tenemos un solo camino: unirnos y luchar por nuestras demandas internas, por la gratuidad total e inmediata y la defensa de las universidades como centro de conocimiento al servicio del pueblo. Promovamos el estudio, el debate, la organización y la lucha, y junto al movimiento universitario compuesto por los estudiantes y trabajadores docentes y no docentes luchemos por una UFRO gratuita democrática y popular.

¡BIENVENIDOS A LA LUCHA UNIVERSITARIA!

F.E.R.
Frente Estudiantil Revolucionario
Por la senda del Marxismo-Leninismo-Maoísmo



martes, 14 de noviembre de 2017

LOS TÍTERES DE LA NUEVA MAYORÍA

Felipi Vardebenito
Candidato a diputado del Frente Amplio
Ex presidente FEUFRO (2011)
(Federación de Estudiantes de la Universidad de La Frontera)

SU NEGRO PAPEL:

· VENDIÓ LA MOVILIZACIÓN ESTUDIANTIL EN LA UFRO AÑO 2011 

· VENDIÓ LA LUCHA POR EDUCACIÓN GRATUITA A CAMBIO DE DINERO PARA LOS RECTORES (APORTES BASALES).

· ESE MISMO AÑO FIRMÓ UN ACUERDO CON EL RECTOR (PUNTOS CONVERGENTES) PARA NEGAR LUCHA POR LAS DEMANDAS INTERNAS EN LA UFRO.

· JUNTO A LA CONFECH ENCUBRIÓ EL ASESINATO DEL SECUNDARIO MANUEL GUTIERREZ.

· CONDENÓ LA PROTESTA, Y SIRVIÓ AL GOBIERNO BUSCANDO REEMPLAZARLA POR MANIFESTACIONES “PACÍFICAS”.

· INTENTÓ REEMPLAZAR LAS ASAMBLEAS GENERALES POR PLEBISCITOS.

· JUNTO A SU FEDERACIÓN FIRMARON EL ALZA DE ARANCELES, PREPARANDOLE EL CAMINO A LA LISTA DE RENOVACIÓN NACIONAL PARA LA FEUFRO 2012.

Y EL 2014 FUE SIRVIENTE DEL SENADOR TUMA (PPD), COMO SU ASESOR COMUNICACIONAL.

¡LAS UNIVERSIDADES NO SON TRIBUNA ELECTORAL!

F.E.R.
Frente Estudiantil Revolucionario
Por la senda del Marxismo-Leninísmo-Maoísmo